Cali en su historia alberga grandes acontecimientos que la convirtieron en la capital deportiva y cívica de América. Fueron los Juegos Panamericanos realizados en 1971, los que convocaron a 2.935 atletas de 32 países y gestaron el desarrollo y dinámica de la ciudad que hoy se reconoce como la capital del pacífico colombiano.

La construcción de escenarios de alta competitividad y la adecuación de espacios para el disfrute y realización de prácticas atléticas, que se volvieron cotidianas entre los habitantes de esta urbe, son reflejadas en la actualidad a través de cuatro unidades deportivas, las cuales agrupan disciplinas como atletismo, natación, hochey, pesas, judo, karate, salto, ciclismo de pista, baloncesto, esgrima, fútbol, fútbol sala y patinaje… le han permitido no sólo a esta región sino a Colombia, obtener reconocimiento internacional.

Muestra de este desarrollo y potencial, es la confianza que han depositado organizaciones como la FIFA, quien realizó la Copa Mundial Sub-20 en el año 2011 y la Copa Mundial de Fútbol Sala en 2016. La Unión Ciclística Internacional, también puso los ojos en dos ocasiones en esta ciudad para el Campeonato Mundial de Ciclismo de Pista, que acogió a 314 pedalistas en el año 2014 y en 2017 a 47 delegaciones, 39 países y 8 equipos profesionales.

Siguiendo en la senda de grandes eventos, y dada las características de su infraestructura deportiva, hacia el año 2013 la ciudad le abrió los brazos a Juegos Mundiales Cali 2013, oficialmente los IX Juegos Mundiales, un evento multideportivo en el que participaron deportistas de todo el mundo en disciplinas que son reconocidas por el Comité Olímpico Internacional, pero que no forman parte de los Juegos Olímpicos. ​

Además de estos eventos, Cali ha tenido espacios de gran trascendencia como ser escenario para la realización de la Alianza del Pacífico, iniciativa de integración regional ​conformada por cuatro países miembros: Chile, Colombia, México y el Perú.

La Tercera Cumbre Mundial de Alcaldes y Mandatarios Afrodescendientes, donde participaron 500 funcionarios de África, América del Norte, Centro y Suramérica, y Europa, es otro de los ejemplos de confianza de la comunidad internacional hacia esta ciudad.

La ciudad de Cali, también ofrece a propios y turistas una diversidad cultural que comprende ritmos del pacífico expuestos en el más grande escenario, el Festival de música del pacífico Petronio Álvarez y eventos como el Festival Internacional de Cine, la Bienal Internacional de Danza o el Festival Mundial de Salsa. Estas actividades han permitido posicionarla en el plano internacional como un gran referente de conservación de tradiciones culturales y artísticas.

Santiago de Cali, es una ciudad que está preparada desde su infraestructura, pero sobre todo desde el calor de su gente, para continuar reafirmando el por qué es conocida desde hace cinco décadas como uno de los más grandes escenarios para eventos y actividades que influyen en su permanente transformación social.  

El Valle del Cauca es ejemplo de una diversidad nacional cultural, nuestra de ello son los más importantes festivales tradicionales: Festival de Música Andina Colombiana Mono Núñez en Ginebra, el Concurso Nacional de Música Inédita de Bandas Luis Mario Lopera en San Pedro, el Festival Bandola de Sevilla, el Encuentro Nacional de Danzas y el Encuentro Nacional de Teatro en Yumbo, el Encuentro de Mujeres Poetas Colombianas en Roldanillo,  Festival internacional de Ballet, Festival internacional de cine, Festival de música del pacífico Petronio Álvarez, Festival Mundial de salsa y la Feria de Cali.

 

Su infraestructura cultural va desde el emblemático museo Rayo en Roldanillo, hasta los tradicionales teatros en Buga, Palmira y Cali, así como otros espacios como escuelas de música en Candelaria, Calima Darién y una amplia red de bibliotecas.

Hay un lugar en Colombia donde la cultura es la esencia de los pueblos y está representada en la música, la danza y sus sabores. Un Valle donde cada instrumento lanza historias al viento, un lugar que cuenta con su propia sucursal del cielo: Cali.

Esta ‘Sucursal del cielo’ es conocida como la tierra de la gente alegre y amable, los días soleados y la suave brisa, también como un rincón mágico donde se pueden vivir experiencias inolvidables gracias a su riqueza étnica, cultural y hotelera.

Es así como además de conocerse como la Capital Deportiva de América, Cali se ha llevado el título de la ‘Capital de la Salsa’, el cual se ganó con la llegada de discos en pasta y acetatos, traídos en ferrocarriles desde el puerto de Buenaventura y que se escuchaban en reconocidos barrios tradicionales. En esencia, es música afroantillana a la cual los caleños, le fueron dando forma desde sus sonidos y sus propias maneras de bailarla.

Esta innovación y diversión se ve reflejada en las 125 escuelas de baile de salsa, cuyo estilo caleño las hacen únicas en el mundo. Sus majestuosos y rápidos movimientos de pies y la manera intensa en que se siente este ritmo entre los bailarines invita a visitarlas, aprender algunos pasos e incluso apreciar shows que vienen haciendo historia como Delirio y Ensálsate, que integran bailarines y orquestas en vivo, algo que pocas ciudades del mundo tienen el privilegio de ofrecer de manera permanente.

Ese talento y creatividad para el baile y la música, se complementan con la diversidad de Cali desde su gastronomía en platos exóticos y otros únicos como el chontaduro, el cholado, el pandebono, la lulada o el champús. Manjares que se disfrutan con timbales y congas de fondo a cualquier hora del día.

Pero en Cali, no solo se vive una experiencia inolvidable por su oferta cultural y gastronómica, su infraestructura hotelera también reúne en un solo espacio diversión y comodidad con uno de los hoteles más grandes del suroccidente colombiano, el Hotel Spiwak. Ubicado al norte de la ciudad, en medio del Centro Comercial Chipichape, se convierte en un destino comercial y turístico de Cali, que ofrece entre otros atractivos, modernas y renovadas salas de cine 2D, 3D y 4D, así como espacios comerciales de reconocidas marcas nacionales e internacionales, que brindan a sus visitantes opciones de diversión y esparcimiento propicios para disfrutar a cualquier hora del día sin tener que desplazarse a grandes distancias.

Es por todo esto que Cali quiere abrir sus puertas al mundo y brindar así una experiencia inolvidable para los más de 4.000 deportistas que participarán en los I Juegos Panamericanos Junior 2021.

El departamento del Valle del Cauca cuenta con 10 rutas turísticas que van desde el Paisaje Cultural Cafetero (PCCC), hasta vivir experiencias culturales, musicales, religiosas, de naturaleza y que se extienden hasta el Pacífico colombiano. Naturaleza, Gastronomía, Cultura, Deporte y Aventura, Fe y Arquitectura, Salud y Bienestar son los diferentes productos turísticos que podrás encontrar en esta región.

El Valle del Cauca cuenta once municipios del norte del departamento que hacen parte del Paisaje Cultural Cafetero, incluido en la lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. El paisaje es uno de los más recientes atractivos de la región dada la riqueza cultural, arquitectónica, natural y productiva de su entorno.  Municipios como Alcalá, Ansermanuevo, Caicedonia, El Águila, El Cairo, Riofrío, Sevilla, Trujillo, Ulloa, El Cairo y Argelia, hacen parte de esta declaratoria que puede ser apreciada desde el turismo ecológico, y disfrutar de actividades como gastronomía, producción de cafés especiales, además de reconocer la tradición cafetera familiar, el esfuerzo humano, familiar y generacional de los caficultores y toda la arquitectura del territorio cafetero. Es la mezcla perfecta de elementos naturales, económicos y culturales con un alto grado de homogeneidad en la región, y que constituye un caso excepcional en el mundo.

La diversidad del Valle del Cauca también se expresa en el turismo religioso, para ello en la ciudad de Buga, al centro del departamento, ofrece una de las más imponentes construcciones religiosas, conocida como “La Basílica del Señor de los Milagros”, un espacio de 80 metros de largo y 33 de altura, que, desde 1907 fecha de construcción, se convirtió en el máximo referente para la ciudad. 

Actualmente, la ciudad fue declarada como patrimonio cultural y religioso y dentro de las actividades destacadas se encuentran la celebración de la Semana Santa, los peregrinajes de sus fieles y el reconocimiento de su infraestructura física, compuesta por dos torres que en medio cuenta con una estatua del Santísimo Redentor y un reloj de la torre de fabricación francesa activo desde 1909.

Cali es la ciudad con mayor cantidad de especies de aves, con una cifra que asciende a 560. Su avistamiento rural y urbano, es una experiencia para no perder. El avistamiento de aves hace parte de las actividades para disfrutar en doce los destinos habilitados como el Bosque de Niebla de San Antonio, la zona del kilómetro 18, el alto de Anchicayá, Pance, la Laguna de Sonso, las inmediaciones del lago Calima y sectores colindantes al Parque Nacional Natural Farallones de Cali entre otros.

......................